Las opciones de los Lakers para mantener su plantilla campeona

Los Lakers son los reyes de la NBA una vez más. La decimoséptima. Lo han logrado en circunstancias especiales, en unos Playoffs 2020 disputados enteramente en una burbuja de protección contra el COVID-19, y tras un largo camino.
Diez años han pasado desde la última vez que el comisionado les entregó el Larry O’Brien. La década, del 10 al 20, ha sido un continuo cúmulo de desaciertos, polémicas, plantillas muy por debajo del nivel y momentos duros para la que es una de las dos franquicias con más nombres, seguidores y éxito de la liga norteamericana, pero la llegada de LeBron James en 2018 les hizo despertar de ese letargo e ilusionarse con que otro Anillo NBA era posible.
Rob Pelinka, ya único hombre que decide en la parcela deportiva tras el adiós de ‘Magic’ Johnson, ha logrado acompañar a James de una pléyade de jugadores con los que ‘The King’ ha sido decisivo y se ha podido coronar otra vez en la NBA. Ahora queda saber qué se puede salvar, qué hay que cambiar, qué va a pasar… Los Lakers vuelven a tener trabajo, ahora para mantener el equilibrio, desde la posición más alta del baloncesto mundial.
El mercado
La dirección deportiva puede empezar a trabajar en la confección de la plantilla de la próxima campaña. De momento lo tiene que hacer a ciegas, sólo por capacidad de convencimiento. Los números tienen que esperar. La NBA y la NBPA deben negociar todavía los términos en los que el mercado se pondrá de nuevo en marcha, previsiblemente a principios del mes de diciembre, aunque se prevé que el salary cap y la luxury tax vayan a la baja dada la situación económica por la que se atraviesa.
LeBron James es el santo y seña ya de la franquicia. Su fichaje en 2018 significó volver a tener una megaestrella al frente después del reguero que había dejado el desparecido Kobe Bryant, que en las últimas campañas tenía un salario que impedía hacer grandes movimientos para acompañarle mejor. James tiene contrato hasta 2022 con una opción de salida en 2021. La próxima campaña serán 39,1 millones de dólares los que cobre, lo que son 1,8 más de lo que ha cobrado en la última.
Anthony Davis es el objetivo número uno. Es el que sostiene el poder del rey de Akron, con el que ha formado la pareja más temible de la competición. Hasta ha superado en promedio de puntos al mismísimo MVP de las Finales. A.D. es agente libre y quiere explorar sus opciones de mercado. Parece casi imposible que se marche dadas las circunstancias, pero no renovar de primeras y hacerlo tras salir al mercado le permitirá firmar un contrato por más dinero y de larga duración (5 años por 202 millones es el máximo). Ya rechazó una primera oferta en pos de ponerse en esta nueva situación, ahora aderezada con un precioso anillo en su mano. De lo que decida y le ofrezcan dependerán otros movimientos secundarios que, evidentemente, tienen menos prioridad.
Danny Green (15,3), Kyle Kuzma (3,5), Alex Caruso (2,7) y Talen Horton-Tucker (1,5) son los jugadores que tienen el contrato asegurado para la 2020/21. El del escolta titular es el único que supone una gran cantidad para el payroll general. Que Kuzma y Caruso, que acumulan minutos importantes, no lleguen a los seis millones sumando los dos salarios es una de las grandes noticias para la gerencia. Quinn Cook también tiene contrato, pero no garantizado (a revisar este octubre, cuando originalmente expiraba la opción de cortarle sin penalización económica).
Kentavious Caldwell-Pope, que ha cobrado 8 millones de dólares esta campaña y se ha destapado como uno de los importantes en momentos calientes, está en una posición curiosa: podría ganar más dinero en otro lugar pero tiene la opción de prolongar el contrato por 8,4 millones. La decisión es sólo suya. El mismo caso, el de un Rajon Rondo importantísimo para la consecución del título: puede renovar por 2,6 millones si él quiere y si rechaza las ofertas que probablemente va a tener para marcharse. Avery Bradley (5,1) y JaVale McGee (4,2) son los otros dos que tienen la extensión pactada en su contrato con la player offer, pero que uno directamente no haya ido a la burbuja y el otro haya ido bajando su protagonismo hasta casi desaparecer les puede llevar a ser conservadores y renovar.
Luol Deng sigue cobrando 5 millones cuando ya no está en los Lakers. Eso, en el contexto económico agudizado en el que nos encontramos, no es una tontería a la hora de decidir qué jugadores pueden continuar o llegar como hombres válidos para la rotación de Frank Vogel.
El gran acierto de Pelinka han sido los veteranos y poder convencer a muy buenos por muy poco. El mejor ejemplo es Markieff Morris, que se fue de los Wizards a mitad de temporada y ahora es libre. DeMarcus Cousins, tras su mala suerte en los Warriors, fue cortado sin poder demostrar nada en los Lakers aunque sí es uno de los que podría recibir el Anillo si loa franquicia se lo propone. Dwight Howard, importante por momentos, también podría regresar. Jared Dudley también sale al mercado, al igual que los fichajes de última hora: Dion Waiters y J.R. Smith.
Los Lakers son el 9º equipo que más dinero tiene ya pactado con los jugadores para la temporada 2020/21, pero hay margen.
Algunos nombres que pueden pegar bien con las condiciones de esta plantilla y que no deberían subir mucho de precio cuando se abra el mercado son éstos: D.J. Augustin, Juancho Hernangómez, Wilson Chandler, Thabo Sefolosha, Alec Burks, Furkan Korkmaz, Trey Burke, Carmelo Anthony…
As.com/textoyfoto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *