Mo Farah vuelve a la pista a lo grande con récord de la hora

En el estadio Rey Balduíno de Bruselas, sin espectadores por la crisis sanitaria, la Diamond League tuvo su sexta parada de este 2020, con además el extra de contar con dos pruebas de la hora (más distancia recorrida en 60 minutos) tanto en categoría masculina como femenina. Y en ambas hubo récord del mundo. Primero fue turno para las chicas, y la plusmarca fue para la neerlandesa Sifan Hassan estableció que recorrió un total de 18.930 metros en la capital belga. Superó en 413 metros la anterior plusmarca universal, que estaba en posesión de la etíope Dire Tune con un registro de 18.517 metros desde el 12 de junio de 2008. En el último minuto, cambió su braceo, que era mínimo hasta entonces, para conseguir su velocidad máxima. En la prueba también estuvo la catalana Marta Galimany… y también hizo mejor marca, en este caso de España, con 17.546 metros.
Después llegó el turno de los chicos, que suponía el regreso de Mo Farah a la pista tres años después de que diera el salto al maratón… y lo hizo con récord del mundo. El británico, de 37 años y que tenía en mente asaltar de nuevo los 10.000 metros en los Juegos de Tokio, corrió un total de 21.330 metros en sesenta minutos, superando en 45 metros la anterior plusmarca universal en posesión de etíope Haile Gebrselassie desde el 27 de junio de 2007 con un total de 21.285 metros. Las liebres, que duraron 33 minutos, y su gran amigo y compañero de entrenamiento Bashir Abdi contribuyeron el récord. Precisamente el belga logró el récord de los 20 km en pista, con un tiempo de 56:20.02. Poco después, Mo Farah emprendió los últimos minutos sabedor de que Abdi, que tan solo hizo dos metros menos, no le iba a esprintar. «Estoy muy cansado, pero también muy feliz. Quiero agradecer a Abdi su ayuda», dijo Farah tras el récord.
Por su parte, Arnaud Duplantis sigue en 2020 siendo el atleta a seguir. Trece competiciones esta temporada y trece victorias. Esta vez, en Bruselas, saltó 6,00 metros. Tras superar este listón, pasó directamente al 6,15 con la intención de lograr el récord del mundo al aire libre (Bubka, 6,14 metros). Tras varios resoplidos y comprobar que las condiciones no eran las mejores, el sueco completó tres nulos, lo que no le quitó la sonrisa de la cara y además con récord del meeting. Llamativo fue lo de Thiago Braz. El brasileño, vigente campeón olímpico (6.03 en Río 2016), no pudo superar el listón de 5,50.
En el 1.500, hubo doble representación española. Jesús Gómez volvió a demostrar una vez más su gran nivel. Terminó segundo, detrás de la estrella noruega Jakob Ingebrigtsen, con una marca de 3:34.64 (3:33.07 su mejor tiempo). Sexto fue Saúl Ordóñez, con 3:38.38. Esther Guerrero volvió a demostrar una vez más que está en uno de los mejores momentos de su carrera deportiva. En los 1.000 metros, quedó segunda con 2:35.64, mejorando en más dos segundos su anterior plusmarca. La victoria fue Faith Kipygeon, que no pudo lograr el objetivo del récord del mundo que se marcó en la previa. Hizo 2:29.92, y con ritmo tras los primeros 400 para haber superado a la liebre.
As.com/textoyfoto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *